¿Qué tan segura es la ciudad de Nueva York?

¿Es seguro visitar Nueva York en 2023?

Ah, Nueva York, La Gran Manzana, ¡la ciudad que nunca duerme! ¿Se preguntará si será seguro visitarla en 2023? Bien, zambullámonos en esa acuciante pregunta y añadamos una pizca de orden al caos arremolinado de leyendas urbanas que irradian de esta radiante ciudad. ¡Agárrense los sombreros!

Transporte y taxis Riesgo

Lo primero es lo primero. Navegar por la jungla urbana: ¿son las carreteras una montaña rusa de riesgo? No del todo. Aunque ir de un lado para otro como una ardilla bien cafeinada es típico en Nueva York, los taxis y los sistemas de transporte público son, por lo general, seguros y fiables. Los taxis amarillos destacan como girasoles en un mar de hormigón. En 2019, había aproximadamente 13.587 taxis amarillos recorriendo las calles de la ciudad. En cuanto a la seguridad, los conductores deben pasar estrictos controles e inspecciones periódicas del vehículo. Para mayor tranquilidad, asegúrese de que el taxímetro está en marcha.

Riesgo de carteristas

Pasemos ahora a los dedos ágiles que acechan en los lugares concurridos. ¿Confiere Nueva York un doctorado en esquivar al carterista? No necesariamente. En realidad, los incidentes de carterismo han disminuido en los últimos años. Las estadísticas de la policía de Nueva York muestran un descenso de 7.018 casos en 2018 a 5.800 en 2020. Dicho esto, siempre hay que mantenerse alerta, sobre todo en las zonas bulliciosas. ¡No pierda de vista al pajarito (o en este caso, sus pertenencias)!

Riesgo de catástrofes naturales

¿Le preocupa la madre naturaleza? Aunque no es inmune a los desastres naturales, no son algo cotidiano, ni siquiera en el radar a menudo dramático de la Gran Manzana. La ciudad se enfrenta de vez en cuando a fuertes tormentas invernales o huracanes, pero tenga la seguridad de que Nueva York cuenta con un sistema de respuesta a emergencias y una infraestructura de probada eficacia para hacerles frente. Como dicen los lugareños: "No es nuestro primer rodeo".

Riesgo de terrorismo

La Gran Manzana se ha definido por su capacidad de recuperación, su poder para reponerse. Sí, las cicatrices de actos terroristas pasados forman parte de la historia de la ciudad. Pero se puede decir que Nueva York es tan tenaz como un terrier. Tras el 11-S, las medidas antiterroristas se han intensificado considerablemente, haciendo que la ciudad sea mucho más segura. Los datos de la Base de Datos Mundial sobre Terrorismo no muestran ningún acto terrorista significativo en los últimos años.

Riesgo de estafas

¿Qué hay de los estafadores? Seguro que algunos nunca pierden la oportunidad de ganar dinero rápido. Las entradas para visitas inexistentes o el famoso juego de la concha son algunas de las estafas habituales de las que hay que cuidarse. Sin embargo, si se mantiene alerta y escéptico ante las ofertas que parecen demasiado buenas para ser ciertas, es probable que su visita esté libre de estafas. Recuerde, si una oferta callejera huele más a pescado que el mercado de pescado de Fulton, ¡aléjese!

Riesgo para las mujeres viajeras

¿Es la ciudad respetuosa con las mujeres viajeras? Por supuesto. Nueva York se postula como una metrópolis moderna que defiende la igualdad de género. Como en cualquier otro lugar, se recomienda tomar precauciones de seguridad con sentido común, pero en general, la ciudad es ampliamente segura para las viajeras. Señoras, siéntanse libres de pavonearse con confianza por Manhattan como en una escena de su comedia romántica favorita, pero con una capa añadida de precaución.

Una reflexión final

Viajar puede ser como atrapar luciérnagas en una cálida noche de verano: totalmente mágico. Sin embargo, es prudente esperar lo inesperado. El seguro de viaje puede ser su fiel red de seguridad, garantizando que cualquier obstáculo no convierta sus vacaciones soñadas en una pesadilla. Protege contra cualquier contratiempo financiero que pueda surgir debido a circunstancias imprevistas.

¿Nueva York en 2023? Es un puente que podrá cruzar con toda seguridad cuando llegue a él. Ahora, ¡adelante, dé ese jugoso mordisco a la Gran Manzana!